Córdoba, ciudad encantadora.

Esta ciudad española tiene tanto encanto que no importa cuántas veces la visites, siempre te gusta. Ya sea que tu recorrido sea por varias ciudades de Andalucía, o destines unos cuantos días solo a esta ciudad, vale toda la pena del mundo. Nosotros estuvimos dos días, que apenas te alcanzan para lo indispensable.

Mezquita-Catedral

Llega temprano por la mañana para evitar largas filas y adentro tómate tu tiempo para admirar cada uno de sus rincones. Su construcción comenzó en el año 786 por los conquistadores musulmanes, pero en 1238 cuando fue la reconquista cristiana, se consagró como catedral. Todo eso lo notarás al recorrerla.

Alcázar de los Reyes Cristianos

Fue cuartel de las tropas de los Reyes Católicos, cárcel y Sede del Santo Oficio.

Por cierto, compra tu entrada por internet con anticipación, te evitarás filas muuuy largas y tediosas. También, por las noches hay el espectáculo “Noches mágicas en el Alcázar”.

Puente Romano

Este puente fue levantado en el siglo I a. C., y atraviesa el río Guadalquivir. Al atardecer te muestra su mejor imagen.

Sinagoga

Data de la época medieval y es una de las mejores conservadas.

 

Muralla de la calle Cairuán y Puerta de Almodóvar

La puerta es de origen árabe y permite el paso a las antiguas murallas. (Y se llama así por una población cercana, no por el director de cine).

Calles y patios

Camina por sus calles y callejones y admira sus patios (con toda razón están muy orgullosos de estos).

¿Qué comer?

Un buen plato de salmorejo (una deliciosa crema de tomate originaria de Córdoba), el rabo de toro (no lo probé), flamenquines (carne enrollada con jamón, rebozado en harina y huevo y frito), boquerones en vinagre y algunos platillos más.

Síguenos en redes sociales

 

Entra y ve nuestro contenido que subimos en Instagram, Facebook, YouTube y  Twitter. ¡Nos vemos ahí!