Moneda: Yen Japonés 
Idioma: Japonés

Hay ciudades que se quedan en ti para siempre y eso me sucedió en la capital de Japón. Más allá de la combinación ideal entre respeto absoluto por sus tradiciones milenarias y la modernidad de su ciudad, transporte y mentalidad; más allá de la limpieza de sus calles (no hay botes de basura en las calles, pero nadie, absolutamente nadie, tira nada al suelo), la honorabilidad de sus habitantes me impresionó en todo momento.

 

Fuera del sector turístico, casi nadie habla inglés (mucho menos español), sin embargo, hacen un gran esfuerzo por entenderte y ayudarte. Y eso en verdad se agradece al estar en un país con un idioma tan distinto al tuyo. El respeto hacia su país, ciudad, habitantes y para sí mismos es extraordinario. Se forman para entrar al transporte público, no hacen ruido ni hablan por teléfono, devuelven todo lo que se encuentran perdido, fuman exclusivamente en los sitios permitidos y utilizan cubrebocas si están enfermos.

 

 

Los niños pequeños asisten solos a su escuela y caminan seguros, pero los ciudadanos están pendientes de ellos para que vayan y regresen con bien.

Los baños en Japón son especiales, pero no solamente los de casa, restaurantes y hoteles, sino los que se encuentran en la vía pública, incluyendo estaciones de metro muy concurridas. Imagina, el baño tiene un menú para que elijas la temperatura del asiento, la manera de dejar correr el agua, si deseas sonido “blanco” para que no se escuche afuera, música, etc. Y lo más sorprendente de todo es la limpieza de estos, cada persona que lo usa se asegura de que la siguiente persona lo encuentre en perfecto estado. ¡Están impecables!


 

Qué ver

 Dependiendo del tiempo que tengas para visitar esta ciudad, verifica si te conviene contratar excursiones en tu idioma para aprovechar el tiempo al máximo. También es buena idea utilizar el transporte público, porque es rápido y eficiente. Nosotros elegimos algunos tours cuyos recorridos empleaban el transporte público, así no perdimos la oportunidad de conocerlo. Estas son las principales zonas:

Shibuya: En este emblemático barrio encontrarás muchos centros comerciales, la estatua del perro Hachiko (que esperó a su dueño en esa estación durante años, aun cuando este había fallecido), y el cruce de cinco pasos peatonal sincronizados más transitados del mundo. Visita el Templo sintoísta Meiji, con hermosos jardines.

 

Asakusa: Este barrio es muy tradicional e histórico, aquí está el Templo Sensoji.


 

Ginza: La zona moderna y cara de Tokio, repleta de tiendas y letreros luminosos. Por lo tanto, vale la pena visitarla al atardecer.


 

Harajuku: Si el “cosplay” (disfraces de personaje o de idea) te parece atractivo, date una vuelta por esta zona.

 

Akibara: ¿Te gusta la tecnología y el anime? Tienes que recorrer este barrio.


 Odaiba: Transportándote en un tren sin conductor, llegas a esta isla artificial con mucha vida: restaurantes, centros comerciales, bares y hasta playa. El colorido Puente Rainbow es uno de sus atractivos, al igual que la Estatua de la Libertad de Tokio (idéntica a la de Nueva York).

Shinjuku: Los rascacielos más altos de la ciudad están aquí. Puedes subir gratis al Metropolitan Government Building, sede del Ayuntamiento, a observar las impresionantes vistas.

Excursión a Kamakura y Yokohama: Muy cerca de Tokio (50 km aproximadamente) están estas dos ciudades. En Kamakura, en el Templo de Kotokuin, está la estatua de bronce Gran Buda. En Yokohama está el Barrio Chino con su Templo Kanteibyo.

Qué comer

En esta ciudad encontrarás desde pequeños restaurantes en los que pagarás tu platillo en una máquina expendedora (aunque ahí está la cocina con las personas preparando todo al momento), hasta restaurantes de carne Kobe (de gran calidad) o del tradicional sushi (aunque no esperes que lo preparen igual que en tu país, al menos no que en el mío). Prueba el pastel japonés de queso, es muy esponjoso. También encontrarás muchos postres, helados, chocolates y bebidas con té matcha.

Habitualmente la gente come en 15 minutos, no hace sobremesa y regresa a sus actividades.

Síguenos en redes sociales

 

Entra y ve nuestro contenido que subimos en Instagram, Facebook, YouTube y  Twitter. ¡Nos vemos ahí!