Nagasaki en un día 🇯🇵

Nagasaki en un día 🇯🇵

Moneda: Yen Idioma: Japonés
Cada ciudad y país están marcados por su historia, y en el caso de esta ciudad japonesa, un día, una bomba, fue el suceso que la definió e hirió para siempre. Era el 9 de agosto de 1945, a las 11:02 am, cuando cayó la bomba atómica (que, por cierto, no estaba prevista lanzarla ahí, sino en Korura, que por estar nublada, hicieron el cambio de objetivo). Murieron miles de personas y se destruyeron muchos lugares. Por ello es imprescindible recorrer el museo que muestra lo sucedido, pero también recorrer sus calles, jardines y demás sitios de esta encantadora ciudad costera.

Museo de la bomba atómica.


Al hacer el recorrido, comprendes la magnitud del suceso, las consecuencias (en ese momento y a largo plazo) de la bomba Fat Boy que cambió la vida de los habitantes de esta ciudad, la destrucción material y la desolación. Es inevitable sentir una tristeza profunda. Muchas personas colocan tiras de papel entrelazadas, ya que son un símbolo de esperanza y pueden concederte un deseo.

Parque de la Paz.


Es importante dedicar un tiempo a este parque conmemorativo. Ahí está la estatua de bronce con un brazo hacia arriba indicando la amenaza de la bomba, y la otra extendida, simbolizando la paz mundial.

Jardín de Glover. Se puede llegar caminando o subir por un ascensor en diagonal, según el sitio donde te encuentres. En nuestro caso subimos en el ascensor, visitamos todos los jardines, y salimos a una calle repleta de comercios y restaurantes. Además de jardines, hay mansiones (como la Glover) y estatuas. En la entrada te dan un folleto con el recorrido y las explicaciones.
Iglesia católica de Oura. Está construida de madera, el Vaticano la nombró basílica menor (es la única de ese tipo en Japón).
Dejima. Isla artificial construida para aislar a los cristianos y evitar la propagación de la religión. Más tarde fue el centro del comercio europeo.
Barrio chino. Además de holandeses y británicos, hay muchas personas de China que viven aquí, por lo que su barrio es digno de una visita.
Singapur: de pueblo de pescadores a “tigre asiático”

Singapur: de pueblo de pescadores a “tigre asiático”

Moneda: Dólar de Singapur

 

Idioma:Ingles, malayo, tamil y mandarín.

 

Clima: Cálido y tropical todo el año.

Hace poco más de medio siglo era un pueblo de pescadores, pero el primer ministro Lee Kuan Yew junto con el Dr. Goh Keng Swee, hicieron el milagro económico en esa pequeña pero muy próspera nación. Claro, también es un país conocido por sus múltiples multas, verás carteles en varios sitios con las conductas que no están permitidas (como mascar chicle, escupir, cruzar la calle por lugares indebidos, fumar en lugares públicos, etc.).

 

Todo es a lo grande

Desde que llegas al aeropuerto de Changui sabes que están en “otra dimensión”. Está considerado el mejor del mundo y no es para menos. Además de ser muy eficiente, hay tanto qué hacer ahí que si le dedicas un tiempo pasarás un gran rato (entre otras atracciones cuenta con sala de cine, videojuegos, spa, más de 350 tiendas, jardines, salas y sillas reclinadas para que descanses, ¡hasta huele a té de orquídeas!).

Pero, bueno, hay que salir de ahí porque la ciudad también te deja impactado.

Esta se puede recorrer caminando, pues hay mucho que ver en todas partes, recuerda llevar calzado cómodo e hidratarte con frecuencia, pues hace muuucho calor.

 

Gardens by the Bay. Nuestra recomendación es visitarlo de noche, pues la iluminación es fantástica (y hacen dos veces cada noche un espectáculo de luces y sonido que se quedará en tus recuerdos para siempre). Toda la zona al aire libre es gratuita, excepto si deseas subir a la pasarela sobre los árboles. Lo más llamativo de este lugar son sus enormes árboles de acero recubiertos de plantas, que son sustentables (recogen el agua de lluvia y tienen células fotovoltaicas, que son usadas justamente para la iluminación). En esta zona están también el Flower Dome (domo de flores), con muchas especies vegetales en el invernadero; y el Cloud Forest (selva nubosa), que en verdad te dejará boquiabierto pues cuenta con vegetación de varias partes del mundo, cascada, montaña y una pasarela superior para observar toda esa magnificencia.


 

Marina Bay Sands. Hotel, centro comercial,  centro de convenciones y el reconocible Museo de Arte y Ciencia, que se ha convertido en un icono de Singapur. Si no estás hospedado ahí, vale la pena que subas al bar (por el costo de la entrada te incluyen una bebida) por la noche. La vista merece la pena.

Orchard Street. Es la calle comercial más importante de la ciudad, hay miles de tiendas y malls, pero además es bonita para recorrerla.

 

Barrio Chino, Arab Quarter y Little India. Son tres barrios diferentes, chino, árabe e indio. Cada uno tiene su encanto propio, templos, mezquitas, tiendas (que suelen ser baratas, pero no hay que dejar que nos vean cara de “turistas”) y restaurantes. Vale la pena adentrarse en todos.


Parque de Merlion. En este parque está el símbolo de la ciudad: Merlion (mitad pez, mitad león). Y todos queremos una foto a su lado.

Jardines Botánicos. Cuenta con una gran flora. Hay que recorrerlo y ver también sus fuentes, cascadas y esculturas.

Zoológico. Además de la visita diurna, por la noche hay un recorrido en otra zona de este lugar, donde los animales son nocturnos, así que los verás en su vida cotidiana.

Centros comerciales. Encontrarás muchos de ellos por varias zonas de la ciudad, la mayoría cuenta con tiendas de lujo, fuentes espectaculares y restaurantes. Además de todos los que hay en Orchard Street, puedes ir al Suntec City Mall, al Vivo City o hasta a uno subterráneo: City Link Mall.

Isla Sentosa. Llega fácilmente a este lugar en el que puedes pasar hasta varios días recorriendo sus atracciones, pero al menos visítalo un día. En el Resort World Sentosa están:

   * Acuario. Es el acuario más impresionante que conocemos, tiene muchas especies de distintas regiones del mundo y el panel acrílico más grande del mundo para contemplar la vida marina.

   * Universal Studios. Sí, aquí encontrarás este divertido parque de atracciones.

Además hay playas, restaurantes, tiendas y muchas atracciones más.

 

Dónde hospedarte. Intenta quedarte en el hotel Marina Sand, su icónica alberca es solo para huéspedes. Hay muchos hoteles lujosos en la ciudad, pero también los hay más económicos cerca de, por ejemplo, Little India.

Qué comer. Al ser un país multicultural, encontrarás delicias indias, chinas, árabes; hawker food (no están permitidos los puestos en la calle, así que asignan espacios con mesas y sillas y alrededor hay varios locales pequeños que te ofrecen variedad de alimentos cuya higiene y calidad están vigilados) y restaurantes de varias categorías, incluyendo con estrellas Michelin. El chili crab (cangrejo en salsa picante) es el plato nacional, así que no te lo pierdas.

Entre el futuro y el pasado: Tokio 🇯🇵

Entre el futuro y el pasado: Tokio 🇯🇵

Moneda: Yen Japonés 
Idioma: Japonés

Hay ciudades que se quedan en ti para siempre y eso me sucedió en la capital de Japón. Más allá de la combinación ideal entre respeto absoluto por sus tradiciones milenarias y la modernidad de su ciudad, transporte y mentalidad; más allá de la limpieza de sus calles (no hay botes de basura en las calles, pero nadie, absolutamente nadie, tira nada al suelo), la honorabilidad de sus habitantes me impresionó en todo momento.

 

Fuera del sector turístico, casi nadie habla inglés (mucho menos español), sin embargo, hacen un gran esfuerzo por entenderte y ayudarte. Y eso en verdad se agradece al estar en un país con un idioma tan distinto al tuyo. El respeto hacia su país, ciudad, habitantes y para sí mismos es extraordinario. Se forman para entrar al transporte público, no hacen ruido ni hablan por teléfono, devuelven todo lo que se encuentran perdido, fuman exclusivamente en los sitios permitidos y utilizan cubrebocas si están enfermos.

 

 

Los niños pequeños asisten solos a su escuela y caminan seguros, pero los ciudadanos están pendientes de ellos para que vayan y regresen con bien.

Los baños en Japón son especiales, pero no solamente los de casa, restaurantes y hoteles, sino los que se encuentran en la vía pública, incluyendo estaciones de metro muy concurridas. Imagina, el baño tiene un menú para que elijas la temperatura del asiento, la manera de dejar correr el agua, si deseas sonido “blanco” para que no se escuche afuera, música, etc. Y lo más sorprendente de todo es la limpieza de estos, cada persona que lo usa se asegura de que la siguiente persona lo encuentre en perfecto estado. ¡Están impecables!


 

Qué ver

 Dependiendo del tiempo que tengas para visitar esta ciudad, verifica si te conviene contratar excursiones en tu idioma para aprovechar el tiempo al máximo. También es buena idea utilizar el transporte público, porque es rápido y eficiente. Nosotros elegimos algunos tours cuyos recorridos empleaban el transporte público, así no perdimos la oportunidad de conocerlo. Estas son las principales zonas:

Shibuya: En este emblemático barrio encontrarás muchos centros comerciales, la estatua del perro Hachiko (que esperó a su dueño en esa estación durante años, aun cuando este había fallecido), y el cruce de cinco pasos peatonal sincronizados más transitados del mundo. Visita el Templo sintoísta Meiji, con hermosos jardines.

 

Asakusa: Este barrio es muy tradicional e histórico, aquí está el Templo Sensoji.


 

Ginza: La zona moderna y cara de Tokio, repleta de tiendas y letreros luminosos. Por lo tanto, vale la pena visitarla al atardecer.


 

Harajuku: Si el “cosplay” (disfraces de personaje o de idea) te parece atractivo, date una vuelta por esta zona.

 

Akibara: ¿Te gusta la tecnología y el anime? Tienes que recorrer este barrio.


 Odaiba: Transportándote en un tren sin conductor, llegas a esta isla artificial con mucha vida: restaurantes, centros comerciales, bares y hasta playa. El colorido Puente Rainbow es uno de sus atractivos, al igual que la Estatua de la Libertad de Tokio (idéntica a la de Nueva York).

Shinjuku: Los rascacielos más altos de la ciudad están aquí. Puedes subir gratis al Metropolitan Government Building, sede del Ayuntamiento, a observar las impresionantes vistas.

Excursión a Kamakura y Yokohama: Muy cerca de Tokio (50 km aproximadamente) están estas dos ciudades. En Kamakura, en el Templo de Kotokuin, está la estatua de bronce Gran Buda. En Yokohama está el Barrio Chino con su Templo Kanteibyo.

Qué comer

En esta ciudad encontrarás desde pequeños restaurantes en los que pagarás tu platillo en una máquina expendedora (aunque ahí está la cocina con las personas preparando todo al momento), hasta restaurantes de carne Kobe (de gran calidad) o del tradicional sushi (aunque no esperes que lo preparen igual que en tu país, al menos no que en el mío). Prueba el pastel japonés de queso, es muy esponjoso. También encontrarás muchos postres, helados, chocolates y bebidas con té matcha.

Habitualmente la gente come en 15 minutos, no hace sobremesa y regresa a sus actividades.

Síguenos en redes sociales

 

Entra y ve nuestro contenido que subimos en Instagram, Facebook, YouTube y  Twitter. ¡Nos vemos ahí!

 

Perderse en Tallin

Perderse en Tallin

 

Moneda:Euro.
Idioma: Estonio.

Su casco antiguo es tan medieval que no querrás usar tu teléfono para que te indique rutas; lo mejor es perderse, caminarlo, admirarlo y disfrutarlo. Y es que la capital de Estonia tiene dos caras: la moderna y muy tecnológica, y la medieval dentro de sus murallas que atrae a muchos visitantes cada año.

 

Palacio Kadriorg

No está en el casco antiguo, pero es muy sencillo llegar en tranvía, las estaciones están fuera de la muralla. Este palacio fue construido por Pedro el Grande para su esposa Catalina, cuando Rusia conquistó Estonia. En su interior está el Museo de Arte Extranjero. Cruzando la calle, hay un parque bien cuidado con muchas flores.

Ya dentro de las murallas, se divide en parte baja (Vanalinn), y parte alta (Toompea).

 

 

Plaza del Ayuntamiento (Raekoja Plats)

Además del edificio del ayuntamiento (que se puede visitar por dentro), hay muchos restaurantes y terrazas para disfrutar y ver pasar gente. De hecho, algunos comerciantes visten al estilo medieval para atraer clientela.

Raeapteegi hoone, una farmacia fundada en 1422, está en esa plaza. Se puede visitar su interior (una parte funciona como farmacia actual o en otra se exhibe tal cual era hace muchos años). 


Pasaje de Santa Catalina

Esta pequeña y pintoresca calle alberga a algunos artesanos.

Iglesia de San Olaf

Fue construida en el lejano año 1267. Su enorme aguja tenía el propósito de ser una señal para los barcos que se aproximaban al puerto, pero más bien sirvió de pararrayos (de hecho la han golpeado y quemado varias veces).

Castillo Toompea

Está en la colina del mismo nombre. Su construcción comenzó en 1222, pero se han ido añadiendo construcciones, por lo que no conserva el mismo estilo. Actualmente es sede del Parlamento.

 

Catedral de Alejandro Nevski

En la cima Toompea está esta catedral ortodoxa, construida en 1900 cuando Estonia era parte del imperio ruso. No está permitido fotografiar su interior, pero su exterior se acabará tu rollo (jaja, no todos entenderán eso).


Muralla

Es una de las mejores conservadas. Algunas de sus torres son museos.

Plaza de la Libertad

Está en las afueras de la ciudad vieja. No es espectacular, pero es un punto de reunión para los habitantes. En la época soviética se hacían desfiles ( y su nombre era Plaza de la Victoria).

 

Encuentras detalles en cada esquina, puestos de jugos de granada fresca, frailes sin rostro, dragones en las paredes; pero hay que disfrutar este paso atrás en el tiempo que, aunque se le saca mucho provecho turístico, es encantador por sí mismo.

Síguenos en redes sociales

 

Entra y ve nuestro contenido que subimos en Instagram, Facebook, YouTube y  Twitter. ¡Nos vemos ahí!

 

Un día en Bratislava

Un día en Bratislava

Lugares que visitar
Moneda: Euro
Idioma: Eslovaco

Es un destino poco conocido, algunos pasan por Bratislava en su camino de Viena a Budapest y le dedican al menos un día. ¿Vale la pena? Sí, siempre es bueno conocer una ciudad. ¿Requiere más días? Con un día es suficiente para ver lo básico de su casco histórico.

 

La capital de Eslovaquia no es la capital más impactante de Europa, pero si pasas por aquí, checa estos lugares.

 

Most SNP

Es el puente que atraviesa el Danubio. También llamado Puente Ovni, por razones obvias ;).

Castillo de Bratislava

Es el monumento más representativo de la ciudad y está en lo alto de una colina, al lado del casco histórico.

Catedral de San Martín

En este lugar fueron coronados varios reyes húngaros.

 

Esculturas en la calle

Encontrarás algunas durante tu recorrido, mi favorita es Cumil, este trabajador saliendo de la alcantarilla.


 

Camina en sus calles

Es muy agradable pasear por estas, encuentras restaurantes, tiendas pequeñas y rincones muy fotogénicos.


 

Plaza Hlavne Námestie

Es la plaza principal.


 

Puerta de San Miguel

Es la única puerta antigua de entrada a la ciudad que sigue en pie.


 

 

Palacio de Grassalkovicov

En este lugar vive el presidente del país.


Síguenos en redes sociales

 

Entra y ve nuestro contenido que subimos en Instagram, Facebook, YouTube y  Twitter. ¡Nos vemos ahí!

 

Un día en San Gimignano 🇮🇹

Un día en San Gimignano 🇮🇹

Qué visitar

En la zona de la Toscana se encuentra un encantador pueblo medieval llamado San Gimignano. Está amurallado y se encuentra en una colina.

 

En el siglo XII, este lugar tuvo importancia, ya que se encontraba en el camino a Roma. Está a una hora de Florencia, así que se puede hacer una excursión de un día para conocer este adorable lugar.

Vía Diacceto

Es la calle principal, habituamente repleta de turistas tomando fotos a todos los rincones.


.

Plaza del Duomo 

Aquí están la mayoría de las 13 torres que sobresalen en este lugar (las familias poderosas competían por ver quién levantaba la torre más alta).

Colegiata

Es una iglesia del siglo XII y está en la Plaza del Duomo.

 

Plaza de la Cisterna

En su centro se encuentra el pozo que da nombre a la plaza.


 

El gelato (helado) de esta zona presume ser el mejor de toda Italia, ¡a nosotros nos encantó!