Es una de las ciudades más interesantes y visitadas del mundo.

“Oh, sole mío…”, te canta un gondolero mientras te lleva por los canales de esta encantadora y diferente ciudad formada por 100 islas unidas por puentes. No se permiten autos (imposible), pero ni siquiera bicicletas o motos, es absolutamente peatonal por lo que te sientes feliz al ir de un lado al otro. Si requieres moverte a una isla más lejana o al aeropuerto o estación, abordas un vaporetto, como quien toma un taxi o un autobús. Algunos de los puntos imperdibles son:

Plaza San Marcos

“El salón más elegante de Europa”, dijo Napoleón al ver esta plaza. Y no exageró, este lugar es maravilloso pues ahí se encuentra la Basílica de San Marcos, el Palacio Ducal y mucho más. Date un tiempo y toma una bebida en una de las terrazas que están ahí. En ocasiones hay músicos que tocan música clásica.

Basílica de San Marcos

Imagina que su construcción comenzó en el lejano año 828 (justo para albergar el cuerpo de San Marcos, traído de Alejandría). Obviamente ha tenido cambios con el tiempo, pero es majestuosa. Ahí verás los cuatro caballos de bronce que se llevaron como botín del hipódromo de Constantinopla en la cuarta cruzada, aunque esos son réplicas podrás ver los originales en el museo de la misma basílica.

Campanille

Es el edificio más alto de Venecia, se puede subir y ver unas lindas vistas de la ciudad. Sirvió como campanario y también como faro.

Palacio Ducal

Desde este lugar se dirigió la vida de los venecianos durante casi 100 años. Por fuera es impactante, pero vale la pena recorrer su interior.

Puente de los Suspiros

Construido para servir de paso a los presos que habían sido condenados rumbo a los calabozos.

Santa María della Salute

En 1630 la peste mata a muchos venecianos, por lo que le ofrecen a la Virgen construirle una nueva iglesia en su honor al terminar esa pesadilla. Y así lo hicieron.

 Puente del Rialto

Se construyó de 1588 a 1591 para sustituir un puente de madera, ya que ese sitio era un importante punto comercial de Venecia. Es ancho y habitualmente está repleto de turistas.

 

Come un gelato (helado), piérdete caminando, entra a sus tiendas, compra una máscara veneciana (aunque sea de souvenir), disfruta cada rincón y momento en este inolvidable lugar.

Si estarás unos días más, sin duda es buena idea ir a la isla de Murano (donde fabrican objetos del famoso cristal de Murano) y a la isla de Burano, muy típica y bonita con sus casas pintadas de colores alegres.

Síguenos en redes sociales

 

Entra y ve nuestro contenido que subimos en Instagram, Facebook, YouTube y  Twitter. ¡Nos vemos ahí!