10 días en Dubái y Abu Dhabi, wow!

10 días en Dubái y Abu Dhabi, wow!

 

Dubái y Abu Dhabi (la capital de Emiratos Árabes), se han convertido en destinos muy solicitados. Y al visitarla entendemos porqué: el lujo se respira en cada centímetro cuadrado, hay mucho qué visitar y tienen excelente gastronomía.

Comencemos en Dubái

Este destino merece al menos 6 o 7 días, pues aunque es una ciudad muy joven ya que en 1960 el descubrimiento de grandes yacimientos petroleros dio una fuerte inyección a su economía. Emiratos Árabes Unidos (son siete emiratos) se fundó como país en 1971, pues antes esa zona era un protectorado de Reino Unido.

Esta es una panorámica de la ciudad, para ir abriendo boca.

Lo más impresionante: Burj Khalifa

Además de ser el edificio más alto del mundo, con 828 metros de altura, es el ícono de esta ciudad. Puedes subir al “mirador más alto del mundo”, en el piso 148. También cuenta con restaurantes y cafeterías por si quieres tener una cena de altura.

Impresionante vista desde el burj khalifa

Dubai Mall

En la base de ese rascacielos está el mal más grande del mundo, sí, no te sorprendas, aquí hacen todo a lo grande. Hay más de 1,200 tiendas, grandes almacenes, restaurantes y sitios de entretenimiento. Hay una ala completa (Fashion Avenue) de marcas muy exclusivas de lujo.

Aquarium & Underwater Zoo

Dentro de ese mall está el acuario, claro, ya sabes, de los más grandes del planeta. Vale la pena verlo, pero si no te sobra tiempo, quizá sea uno de los imprescindibles si no eres fan de la fauna marina.

Fuente

Cada noche puedes ver este espectáculo a los pies del Burj Khalifa, una gran experiencia de agua, luz y música. Esto sucede cada media hora, a partir de las 6 p.m.

Burj Al Arab

Es el hotel más espectacular de la ciudad (y quizá del mundo), de siete estrellas. Su nombre significa “Torre de los árabes”, y está en una isla artificial a 270 metros de la playa (parece que flota en el mar). Por supuesto cuenta con restaurantes de alta cocina.

Museo del Futuro

¿Qué te parece este singular edificio? ¡Genial!, ¿no? Ya ha sido reconocido como uno de los museos más bonitos del mundo.
Recientemente abrió sus puertas (febrero 2022), entre sus exposiciones encuentras la explicación de cómo puede evolucionar la tecnología en los próximos 20 años, así como muchas innovaciones; ofrece cursos, talleres, conferencias y mucho más.

Ski Dubai

Esta ciudad tiene temperaturas muy altas todo el año (lo mejor es visitarla en diciembre o enero para gozar de mejor clima), por lo tanto no te imaginarías que podrías esquiar. Pero aquí todo es posible. Esta es una de las estaciones de esquí más grandes del mundo (por si lo dudabas).

Miracle Garden

Este lugar también es sorprendente, ¿cómo puede haber un jardín con tantas flores en un lugar desértico. Ah, ya lo dijimos, aquí no hay imposibles. Y sí, ya adivinaste, es el jardín con flores naturales más grande del mundo. Pero además es muy singular, pues con las flores logran muchos escenarios sorprendentes.

Parque Acuático Atlantis

Ya lo sabes, es el parque acuático más… (completa la frase). Hay toboganes y muchas atracciones, hasta tiene una playa privada. Ideal para pasar un día completo de diversión. Ahí mismo está el Hotel Atlantis The Palm, de cinco estrellas.

Zoco de Oro y Mercado de Especias

Así, casual, como quien va al mercado a comprar verduras, existe uno de oro. Es uno de los lugares más visitados y es perfecto para comprar oro y piedras preciosas. Al lado de este se encuentra el mercado tradicional de especias, ¡toda una experiencia para los sentidos!

Dubai Frame

Al subir, ves por un lado el Dubái antiguo, y por el otro, el moderno. Tiene piso transparente para que la experiencia sea aún más inolvidable.

Mezquita Jumeirzh

Este templo es de puertas abiertas, lo que significa que recibe a los visitantes de todas las religiones. Hay visitas guiadas, lo que da una oportunidad perfecta para conocer más del islamismo. Por supuesto, las mujeres deben cubrirse la cabeza, como en cualquier mezquita del mundo. El momento ideal para visitarla es por la tarde, para admirarla durante el atardecer.

Desierto Rub al-Jali

¿Ganas de aventura? Perfecto, muy cerca de la ciudad (una hora y media), y lo ideal es ir en tour y pasar ahí la noche. Pasea en camello, disfruta un baile y cena tradicional, recorra las dunas en una 4×4 y haz sandboard. Son de las experiencias que se guardan para siempre.

Yate por la Marina

¿Un momento relajante? Haz un recorrido en yate, los hay de diferentes duración (habitualmente de una a tres horas), y algunos incluyen desayuno o lunch.

 

 

Ain Dubai

Es la noria más… Ya sabes, pues mide 250 metros de altura. Si no sufres de vértigo, súbete a una de sus 48 cabinas.

Expo Dubai (hasta el 31 de marzo de 2022)

Solo estará hasta el 31 de marzo, pero si alcanzas a verla, vale mucho la pena. En esta ocasión el tema es ”Conectando mentes, creando el futuro”, y el recinto está dividido en tres distritos: sostenibilidad, movilidad y oportunidad. ¡Y los 192 pabellones son realmente impresionantes! Además, hay conciertos, obras de teatro y conferencias. Tus ojos y tu mente se llenarán con tanta creatividad.

Dónde comer

Algo muy especial: Nusret (dentro del hotel Village Four Seasons, cuyo propietaro Nusrte Gökçe –apodado Salt Bae-, es una sensación al preparar la carne).

 

También hay muchos restaurantes tradicionales, así como a la orilla del mar, ¡una gran experiencia!

Metro

Vale la pena desplazarse a alguno sitios en este moderno metro, en el que puedes comprar boleto gold para ir hasta adelante. Por cierto, el metro no lleva conductor.

 

Ahora vamos a Abu Dhabi

Esta ciudad capital es menos ostentosa que Dubái, más conservadora, pero hay mucho qué hacer y admirar. De ser posible, dedícale al menos tres días.

 

Capital Gate

También conocida como la Torre Inclinada (emulando la Torre de Pisa), es un rascacielos de más de 160 metros de altura.

 

 

La casa de oro

Mundo Ferrari

Es uno de los varios parques de diversiones de esta capital. Este, obviamente, está dedicado a esa veloz y deportiva marca de autos. Tiene muchas atracciones que te harán disfrutar la emoción y la velocidad. Por ejemplo, Formula Rossa, la montaña rusa más rápida del mundo. También puedes admirar la Galleria Ferrari, con automóviles históricos y de competición de esta marca. Desde antes de la zona de entrada encontrarás un muro ara escalar y una máquina que te hará flotar. Y como no podía faltar, es el mayor parque cubierto del planeta.

 

Mezquita Sheikh Zayed

Es impresionante. Muy impresionante. Es una de las mezquitas más modernas del mundo, une el pasado con el presente y es impresionante (¿ya lo dijimos?) tanto en su interior como en su exterior.

Museo de Louvre

Sí, aquí está un primo del museo parisino. Se inauguró en 2017 y es el primer museo universal del mundo árabe. Es muy interesante ver su arquitectura, así como las colecciones que exhibe.

 

Emirates Palace

Este lujoso hotel de siete estrellas está considerado como uno de los más lujosos del mundo. ¿Brilla como oro? No lo dudes, es oro. ¡Ah!, y no olvides tomar un café, un postre o un platillo con oro. Sí, el restaurante se encuentra dentro de este hotel.

No es necesario hospedarte aquí para conocerlo, ¡y no te lo puedes perder!

 

 

Esta parte del mundo es fascinante, y sí, ya lo sabes, todo es en grande, lujoso y espectacular.

Síguenos en redes sociales

 

Entra y ve nuestro contenido que subimos en Instagram, Facebook, YouTube y  Twitter. ¡Nos vemos ahí!

 

Nagasaki en un día 🇯🇵

Nagasaki en un día 🇯🇵

Moneda: Yen Idioma: Japonés
Cada ciudad y país están marcados por su historia, y en el caso de esta ciudad japonesa, un día, una bomba, fue el suceso que la definió e hirió para siempre. Era el 9 de agosto de 1945, a las 11:02 am, cuando cayó la bomba atómica (que, por cierto, no estaba prevista lanzarla ahí, sino en Korura, que por estar nublada, hicieron el cambio de objetivo). Murieron miles de personas y se destruyeron muchos lugares. Por ello es imprescindible recorrer el museo que muestra lo sucedido, pero también recorrer sus calles, jardines y demás sitios de esta encantadora ciudad costera.

Museo de la bomba atómica.


Al hacer el recorrido, comprendes la magnitud del suceso, las consecuencias (en ese momento y a largo plazo) de la bomba Fat Boy que cambió la vida de los habitantes de esta ciudad, la destrucción material y la desolación. Es inevitable sentir una tristeza profunda. Muchas personas colocan tiras de papel entrelazadas, ya que son un símbolo de esperanza y pueden concederte un deseo.

Parque de la Paz.


Es importante dedicar un tiempo a este parque conmemorativo. Ahí está la estatua de bronce con un brazo hacia arriba indicando la amenaza de la bomba, y la otra extendida, simbolizando la paz mundial.

Jardín de Glover. Se puede llegar caminando o subir por un ascensor en diagonal, según el sitio donde te encuentres. En nuestro caso subimos en el ascensor, visitamos todos los jardines, y salimos a una calle repleta de comercios y restaurantes. Además de jardines, hay mansiones (como la Glover) y estatuas. En la entrada te dan un folleto con el recorrido y las explicaciones.
Iglesia católica de Oura. Está construida de madera, el Vaticano la nombró basílica menor (es la única de ese tipo en Japón).
Dejima. Isla artificial construida para aislar a los cristianos y evitar la propagación de la religión. Más tarde fue el centro del comercio europeo.
Barrio chino. Además de holandeses y británicos, hay muchas personas de China que viven aquí, por lo que su barrio es digno de una visita.
Singapur: de pueblo de pescadores a “tigre asiático”

Singapur: de pueblo de pescadores a “tigre asiático”

Moneda: Dólar de Singapur

 

Idioma:Ingles, malayo, tamil y mandarín.

 

Clima: Cálido y tropical todo el año.

Hace poco más de medio siglo era un pueblo de pescadores, pero el primer ministro Lee Kuan Yew junto con el Dr. Goh Keng Swee, hicieron el milagro económico en esa pequeña pero muy próspera nación. Claro, también es un país conocido por sus múltiples multas, verás carteles en varios sitios con las conductas que no están permitidas (como mascar chicle, escupir, cruzar la calle por lugares indebidos, fumar en lugares públicos, etc.).

 

Todo es a lo grande

Desde que llegas al aeropuerto de Changui sabes que están en “otra dimensión”. Está considerado el mejor del mundo y no es para menos. Además de ser muy eficiente, hay tanto qué hacer ahí que si le dedicas un tiempo pasarás un gran rato (entre otras atracciones cuenta con sala de cine, videojuegos, spa, más de 350 tiendas, jardines, salas y sillas reclinadas para que descanses, ¡hasta huele a té de orquídeas!).

Pero, bueno, hay que salir de ahí porque la ciudad también te deja impactado.

Esta se puede recorrer caminando, pues hay mucho que ver en todas partes, recuerda llevar calzado cómodo e hidratarte con frecuencia, pues hace muuucho calor.

 

Gardens by the Bay. Nuestra recomendación es visitarlo de noche, pues la iluminación es fantástica (y hacen dos veces cada noche un espectáculo de luces y sonido que se quedará en tus recuerdos para siempre). Toda la zona al aire libre es gratuita, excepto si deseas subir a la pasarela sobre los árboles. Lo más llamativo de este lugar son sus enormes árboles de acero recubiertos de plantas, que son sustentables (recogen el agua de lluvia y tienen células fotovoltaicas, que son usadas justamente para la iluminación). En esta zona están también el Flower Dome (domo de flores), con muchas especies vegetales en el invernadero; y el Cloud Forest (selva nubosa), que en verdad te dejará boquiabierto pues cuenta con vegetación de varias partes del mundo, cascada, montaña y una pasarela superior para observar toda esa magnificencia.


 

Marina Bay Sands. Hotel, centro comercial,  centro de convenciones y el reconocible Museo de Arte y Ciencia, que se ha convertido en un icono de Singapur. Si no estás hospedado ahí, vale la pena que subas al bar (por el costo de la entrada te incluyen una bebida) por la noche. La vista merece la pena.

Orchard Street. Es la calle comercial más importante de la ciudad, hay miles de tiendas y malls, pero además es bonita para recorrerla.

 

Barrio Chino, Arab Quarter y Little India. Son tres barrios diferentes, chino, árabe e indio. Cada uno tiene su encanto propio, templos, mezquitas, tiendas (que suelen ser baratas, pero no hay que dejar que nos vean cara de “turistas”) y restaurantes. Vale la pena adentrarse en todos.


Parque de Merlion. En este parque está el símbolo de la ciudad: Merlion (mitad pez, mitad león). Y todos queremos una foto a su lado.

Jardines Botánicos. Cuenta con una gran flora. Hay que recorrerlo y ver también sus fuentes, cascadas y esculturas.

Zoológico. Además de la visita diurna, por la noche hay un recorrido en otra zona de este lugar, donde los animales son nocturnos, así que los verás en su vida cotidiana.

Centros comerciales. Encontrarás muchos de ellos por varias zonas de la ciudad, la mayoría cuenta con tiendas de lujo, fuentes espectaculares y restaurantes. Además de todos los que hay en Orchard Street, puedes ir al Suntec City Mall, al Vivo City o hasta a uno subterráneo: City Link Mall.

Isla Sentosa. Llega fácilmente a este lugar en el que puedes pasar hasta varios días recorriendo sus atracciones, pero al menos visítalo un día. En el Resort World Sentosa están:

   * Acuario. Es el acuario más impresionante que conocemos, tiene muchas especies de distintas regiones del mundo y el panel acrílico más grande del mundo para contemplar la vida marina.

   * Universal Studios. Sí, aquí encontrarás este divertido parque de atracciones.

Además hay playas, restaurantes, tiendas y muchas atracciones más.

 

Dónde hospedarte. Intenta quedarte en el hotel Marina Sand, su icónica alberca es solo para huéspedes. Hay muchos hoteles lujosos en la ciudad, pero también los hay más económicos cerca de, por ejemplo, Little India.

Qué comer. Al ser un país multicultural, encontrarás delicias indias, chinas, árabes; hawker food (no están permitidos los puestos en la calle, así que asignan espacios con mesas y sillas y alrededor hay varios locales pequeños que te ofrecen variedad de alimentos cuya higiene y calidad están vigilados) y restaurantes de varias categorías, incluyendo con estrellas Michelin. El chili crab (cangrejo en salsa picante) es el plato nacional, así que no te lo pierdas.

Entre el futuro y el pasado: Tokio 🇯🇵

Entre el futuro y el pasado: Tokio 🇯🇵

Moneda: Yen Japonés 
Idioma: Japonés

Hay ciudades que se quedan en ti para siempre y eso me sucedió en la capital de Japón. Más allá de la combinación ideal entre respeto absoluto por sus tradiciones milenarias y la modernidad de su ciudad, transporte y mentalidad; más allá de la limpieza de sus calles (no hay botes de basura en las calles, pero nadie, absolutamente nadie, tira nada al suelo), la honorabilidad de sus habitantes me impresionó en todo momento.

 

Fuera del sector turístico, casi nadie habla inglés (mucho menos español), sin embargo, hacen un gran esfuerzo por entenderte y ayudarte. Y eso en verdad se agradece al estar en un país con un idioma tan distinto al tuyo. El respeto hacia su país, ciudad, habitantes y para sí mismos es extraordinario. Se forman para entrar al transporte público, no hacen ruido ni hablan por teléfono, devuelven todo lo que se encuentran perdido, fuman exclusivamente en los sitios permitidos y utilizan cubrebocas si están enfermos.

 

 

Los niños pequeños asisten solos a su escuela y caminan seguros, pero los ciudadanos están pendientes de ellos para que vayan y regresen con bien.

Los baños en Japón son especiales, pero no solamente los de casa, restaurantes y hoteles, sino los que se encuentran en la vía pública, incluyendo estaciones de metro muy concurridas. Imagina, el baño tiene un menú para que elijas la temperatura del asiento, la manera de dejar correr el agua, si deseas sonido “blanco” para que no se escuche afuera, música, etc. Y lo más sorprendente de todo es la limpieza de estos, cada persona que lo usa se asegura de que la siguiente persona lo encuentre en perfecto estado. ¡Están impecables!


 

Qué ver

 Dependiendo del tiempo que tengas para visitar esta ciudad, verifica si te conviene contratar excursiones en tu idioma para aprovechar el tiempo al máximo. También es buena idea utilizar el transporte público, porque es rápido y eficiente. Nosotros elegimos algunos tours cuyos recorridos empleaban el transporte público, así no perdimos la oportunidad de conocerlo. Estas son las principales zonas:

Shibuya: En este emblemático barrio encontrarás muchos centros comerciales, la estatua del perro Hachiko (que esperó a su dueño en esa estación durante años, aun cuando este había fallecido), y el cruce de cinco pasos peatonal sincronizados más transitados del mundo. Visita el Templo sintoísta Meiji, con hermosos jardines.

 

Asakusa: Este barrio es muy tradicional e histórico, aquí está el Templo Sensoji.


 

Ginza: La zona moderna y cara de Tokio, repleta de tiendas y letreros luminosos. Por lo tanto, vale la pena visitarla al atardecer.


 

Harajuku: Si el “cosplay” (disfraces de personaje o de idea) te parece atractivo, date una vuelta por esta zona.

 

Akibara: ¿Te gusta la tecnología y el anime? Tienes que recorrer este barrio.


 Odaiba: Transportándote en un tren sin conductor, llegas a esta isla artificial con mucha vida: restaurantes, centros comerciales, bares y hasta playa. El colorido Puente Rainbow es uno de sus atractivos, al igual que la Estatua de la Libertad de Tokio (idéntica a la de Nueva York).

Shinjuku: Los rascacielos más altos de la ciudad están aquí. Puedes subir gratis al Metropolitan Government Building, sede del Ayuntamiento, a observar las impresionantes vistas.

Excursión a Kamakura y Yokohama: Muy cerca de Tokio (50 km aproximadamente) están estas dos ciudades. En Kamakura, en el Templo de Kotokuin, está la estatua de bronce Gran Buda. En Yokohama está el Barrio Chino con su Templo Kanteibyo.

Qué comer

En esta ciudad encontrarás desde pequeños restaurantes en los que pagarás tu platillo en una máquina expendedora (aunque ahí está la cocina con las personas preparando todo al momento), hasta restaurantes de carne Kobe (de gran calidad) o del tradicional sushi (aunque no esperes que lo preparen igual que en tu país, al menos no que en el mío). Prueba el pastel japonés de queso, es muy esponjoso. También encontrarás muchos postres, helados, chocolates y bebidas con té matcha.

Habitualmente la gente come en 15 minutos, no hace sobremesa y regresa a sus actividades.

Síguenos en redes sociales

 

Entra y ve nuestro contenido que subimos en Instagram, Facebook, YouTube y  Twitter. ¡Nos vemos ahí!

 

Fascinante Bangkok

Fascinante Bangkok

Moneda: Baht
Idioma: Tailandés

Visa: Aunque algunos países están exentos y otros pueden tramitarla al llegar o por internet, es muy importante que verifiques lo que requiere tu nacionalidad y los requisitos solicitados.

Se puso de moda, ahora muchas parejas pasan ahí su luna de miel (por sus románticos sitios y playas cercanas), aunque también es para gente joven (los precios son económicos) y para los que como nosotros de “juventud acumulada”, estamos descubriendo lugares que antes ni soñábamos con pisar. Y es que esta capital increíble es moderna y tradicional a la vez.

Wat Traimit y el Buda de Oro

En este templo está la estatua de Buda de oro macizo más grande (mide 3 metros) e importante. Además, resulta que en el pasado la habían cubierto de estuco para evitar ser saqueada durante la invasión birmana. Así permaneció varios años, hasta que unos monjes decidieron colocarla en este templo. ¡Pero por suerte se les cayó y dejó la estatua real al descubierto!

Templo de Buda reclinado (Wat Pho). En este lugar está el Buda reclinado más grande de Tailandia, mide 46 metros de largo y 15 de alto. Está recubierto de pan de oro. Es necesario descalzarte y portar prendas que no dejen piernas, escotes ni hombros descubiertos.

Gran Palacio Real. Llegar a este lugar te deja sin habla. Era la residencia oficial del rey de Tailandia desde el siglo XVIII hasta mediados del XX. Recorrerlo requiere de al menos toda la mañana, porque hay mucho qué ver (y muchos turistas). Dentro de estas edificaciones está: Wat Phra Kaew o Templo de Buda Esmeralda, que está tallado en jade y no te permiten fotografiar. Buda está sobre un altar de oro y le cambian la ropa tres veces al año. También podrás ver el Panteón real. Aquí están las tumbas de los primeros reyes de la dinastía Chakri.

 

.

Transportarte en tuk tuk. Conducen muy mal, se meten por cualquier lado, pero es la mejor manera de moverte entre sitios cercanos en esta ciudad con mucho tránsito. Ojo, pacta el precio desde el principio para no llevarte sorpresas desagradables.

 

Río Chao Phraya. Hacer un recorrido en una barca permite tener una panorámica de la ciudad moderna. Además hay terrazas en algunos edificios en los que se puede tomar una bebida mientras se disfruta de las vistas de la ciudad. También es buena idea hacer un paseo por los canales, pues te dará una idea de cómo viven y comercian algunos habitantes de manera más tradicional.

 

Compras. Ya sea en los mercados o en los grandes centros comerciales, como el MBK (con 2 mil comercios y 150 restaurantes-y extrañamente se puede negociar los precios como si fuera un mercado-), encuentras mucho qué comprar a buenos precios. Sin embargo, hay que tener cuidado con las imitaciones que, aunque están prohibidas en el país, las venden en muchos sitios.

Qué comer. Su comida es mundialmente reconocida como sabrosa. Algunos platillos mezclan lo picante con lo dulce. El típico pad thai, fideos con huevo, tofu, verduras, pollo o camarones, es muy gustado por los turistas, pues casi nunca lo preparan con picante. Prueba también el kai pad med mamuang elaborado con pollo, nuez de la India (anacardos), pimienta, cebolla, champiñones y salsa hecha ostras y soya.

 

Tip. Recuerda que en todos los templos en los que esté Buda debe usarse camisa con mangas y pantalones largos (o falda que tape las rodillas), así que es conveniente que vistas así, pero con telas ligeras, pues habitualmente es un lugar muy caluroso. En algunos templos te rentan la ropa pero además de perder tiempo, es preferible llevar la tuya.

 

Hong Kong, una China diferente 🇭🇰

Hong Kong, una China diferente 🇭🇰

Moneda: Dólar de Hong Kong
Idioma: Chino e inglés

Es un territorio autónomo, aunque pertenece a la República Popular China (Reino Unido se los devolvió en 1997). Casi ningún país requiere visa para entrar, pues su principal actividad es el comercio internacional. Es muy moderno, hay mucha actividad y se ve la riqueza a leguas. No te puedes quedar impávido, necesariamente te sorprende.

Pico Victoria

Tras una larga fila (para evitarla compra tu ticket por internet), subes en el tranvía (funicular) que te lleva a lo alto del Pico Victoria. Al llegar se te cae la mandíbula, pues las vistas son espectaculares. Te cuesta trabajo tener un espacio para tomar fotos, pues está repleto de turistas con las mismas intenciones que tú.

Peak Tower

En su interior hay un centro comercial y también la terminal superior del tranvía Peak Tram.

Paseo en barco en Aberdeen

Da un paseo en uno de sus botes tradicionales. Verás a los habitantes que trabajan y viven en las orillas del río.

Restaurante flotante Jumbo

Llegas a este en tu barquito. Está diseñado como palacio chino y puede recibir hasta 2,300 comensales. El lugar es lindo, la comida…mmm, no.

Stanley Market

Es uno de los mercados principales de la ciudad, aunque hay muchos, al igual que calles repletas de comercios. En todos hay que tener cuidado con las imitaciones.

 

Repulse Bay y el Santuario a Kwun Yam y Tin Hau

Junto a la playa encontrarás este santuario taoísta, muy grande y colorido, con múltiples figuras

Sinfonía de luces

Al caer la tarde, hay un espectáculo de luces y música en sus impresionantes rascacielos. Un buen lugar para verlo es desde la Avenida de las Estrellas (hay una estatua de Bruce Lee). Es imperdible. Si no se te pone la piel de gallina, eres de piedra.

Qué comer

A decir verdad, no tuvimos mucha suerte con la comida, a pesar de que nos recomendaron los lugares. Cada platillo que nos traían se veía y sabía raro, ¡y eso que moríamos de hambre y en verdad lo intentamos! ¿Tú conoces lugares recomendables? ¡Compártelos con nosotros y nuestros lectores, por favor!